Hemos decidido publicar, para los que no hayan tenido la oportunidad de acudir a la asamblea o de ver los videos sobre la misma, un resumen sobre nuestra intervención en la asamblea “por el Poder del Pueblo”, que tuvo lugar el sábado 25 de Junio en el Ex OPG, y en la cual participaron cerca de 400 personas.

Son pocas y simples palabras pero intentan esclarecer qué estamos pretendiendo hacer, cuáles son los intereses del pueblo y qué puede ocurrir en Nápoles, intentando, al mismo tiempo, sistematizar un plan de trabajo que también pueda funcionar en otras ciudades que no sean Nápoles.

Damos las gracias una vez más a todos los asistentes y a los 25 oradores. Como de costumbre, los comentarios, críticas y consejos serán bien recibidos.

Gracias a todas y a todos por haber venido hoy.

Antes de comenzar, nos gustaría pedirles un momento su atención. Querríamos recordar con ustedes a nuestro conciudadano, un chico como nosotros, un trabajador de Scampia, que murió justamente el 25 de Junio de hace dos años. Se llamaba Ciro Esposito. Ciro fue gravemente herido en Roma por el odio de un fascista y por una serie de maniobras maquiavélicas de las cuales todavía hoy se sabe poco. Su familia, sin embargo, ha sabido reaccionar, ha sabido transformar el dolor en fuerza, ha impulsado proyectos sociales con la asociación “Ciro Vive” y ha formado parte de la renovación de esta ciudad. Su madre, Antonella, y su padre, Gianni, son dos ejemplos para nosotros. Mientras ellos continúan en Scampia recordando la figura de Ciro, nosotros queremos hacerles llegar todo nuestro calor, nuestro afecto y nuestro más sincero abrazo.

Queremos empezar explicando la razón para convocar esta asamblea. Pero en realidad, creemos que toda esta vuestra participación ya constituye una respuesta. Esta asamblea no nos la hemos inventado nosotros, se ha impuesto ella misma. Era una exigencia general. Nosotros dijimos que no nos detendríamos, que no nos limitaríamos a sostener el gobierno del alcalde, y así ha sido. No sólo por nosotros, sino por todos.

Que en Nápoles algo está cambiando es más que evidente. No se puede dar por descontado que tras dos meses de campaña electoral, un sábado de finales de Junio la gente viniera a reunirse. Evidentemente no nos basta. No nos basta haber delegado en una persona o en un grupo de personas la administración de la ciudad y después olvidarnos hasta dentro de cinco años. La gente tiene ganas de hablar y creen que finalmente, hay alguien que les dispuesto a escucharles. Consideran que el tiempo en el cual las decisiones les venían impuestas desde arriba ha terminado y ahora quieren involucrarse en primera persona.

Incluso estas elecciones ya no han sido como aquellas del pasado, porque ni siquiera el control del fraude electoral ha sido delegado. Han sido los propios ciudadanos, con o sin la camiseta de “control popular” los que se han presentado espontáneamente y a voluntad para ver, documentar e impedir ese fraude. Porque si el Estado demuestra no tener intención de intervenir, o si está del lado de los poderes más fuertes, como la mafia o los grandes intereses particulares, entonces deberá ser el pueblo el que se movilice para asegurarse de que sus derechos sean respetados.

Esto, dicho con simplicidad, es el poder del pueblo. Es algo muy antiguo, porque el “poder para el pueblo”, “control popular” son cosas que expresan desde siempre el significado mismo de la democracia; sin embargo es también una cosa novedosa en tantos otros aspectos, puesto que nadie lo ha puesto realmente en práctica. ¡Nosotros en esta ciudad tenemos la ocasión histórica de hacerlo!

Decimos “histórica” porque el sur siempre ha sido representado como el lugar en el que una muralla separaba a las instituciones del pueblo. No éramos ciudadanos, éramos súbditos. Porque nos han hecho súbditos. El “Control Popular” rompe justamente este mecanismo y rompe, así mismo, con el populismo, dado que activa la inteligencia colectiva. Muchos dicen que es necesario introducir el “demos” en la democracia. Así es: el demos no es el pueblo como un ente unitario, el pueblo de los nacionalismos, el que se despellejaba las manos cuando hablaba el Duce desde el Palacio Venecia. El demos son muchos, son la mayoría, la parte baja de la sociedad, los que no tienen parte, los que trabajan y producen riqueza, pero jamás mandan. Porque para nosotros, el Pueblo, no es cualquier cosa. Si lo miramos desde Roma o desde el Norte, esta es una pequeña revolución: ¡precisamente en el sur una administración que sirve al pueblo en todos los sentidos!

Esto es lo queremos decirle al gobierno del ayuntamiento, a los administradores. Vosotros habéis ganado las elecciones. Pero, ¿queréis ganar realmente? ¿Queréis conquistar a los estratos más bajos de esta ciudad, la periferia, los que siempre han sido siempre engañados, los que siempre se resignan?, ¿queréis realmente cambiar las condiciones de vida del pueblo napolitano, llevar a cabo la voluntad del pueblo cuando ésta se manifieste y darles los instrumentos necesarios para que las personas puedan estar constantemente al día, para que puedan controlaros y aconsejaros?

Porque éste es el objetivo de hoy. La gente sabe perfectamente qué quiere. Muchas veces saben también cómo lo quieren. Basta con escucharlos, ponerse en sus zapatos, y los napolitanos estarán listos para daros todo, sus ideas y sus manos. Tardan un poco en fiarse porque han sido engañados constantemente, pero cuando lo hacen, no lo hacen con reservas de ningún tipo.

Este es el reto que tenemos por delante: es realmente necesario transformar esta ciudad, en profundidad. Es necesario dar trabajo, un trabajo sano, derechos, revolucionar el transporte público, oponernos a la cesión de la sanidad, dar a los ciudadanos la oportunidad que en otros lugares se daría por descontada…Nosotros queremos vencer de verdad.

 

Sin embargo, está claro que no estamos fuera del mundo, sabemos que los márgenes en los que debemos trabajar son estrechos. Pero dentro de esos márgenes se debe hacer todo lo posible, eliminando cada euro que sea desperdiciado, en gastos de representación, en grandes eventos sin sentido, y destinarlo a las clases más bajas. También por este motivo es por el que hoy nosotros presentamos un programa post-electoral. Porque nos gusta ser concretos.

Durante la campaña electoral no se ha hablado demasiado de los contenidos, pero ahora es el momento de entrar en materia. Este programa post electoral no es una cosa que hayamos escrito en una habitacioncita, no es la solución a todos los males de la ciudad, no afronta todas las cuestiones. Son sólo algunos puntos que las personas que hemos encontrado en esta lucha nos han ido formulando. Cosas que se pueden hacer inmediatamente y con coste cero y que van en el sentido de fomentar la participación. Son cosas que cambian inmediatamente la vida cotidiana de las personas y que les acostumbran a razonar de un modo diverso. Una especie de programa de “cien días”: alcanzados estos objetivos, pasaremos a otros, después a otros y así continuamente. Hasta que dentro de cinco años estaremos ante una nueva Nápoles.

Es cierto, lo sabemos, los márgenes nos estrechos. Pero los márgenes están hechos para ser ampliados.
También debido a esto, no nos podemos limitar a Nápoles. No nos podemos hacer sentar. Debemos salir, extender el modelo de Nápoles por toda Italia. Porque existe una fuerte demanda en este sentido. Y en toda Italia existe un ejército en potencia, existen grupos de idealistas y combatientes-¡y esto no es para nada algo negativo!- que esperan únicamente una organización.

Hace dos años escribimos un libro y lo presentamos en ochenta ciudades, en centros sociales, asociaciones, comités…Nos dimos cuenta del potencial que existe: estas personas todavía nos creen, todavía luchan todos los días, para ellos los políticos no son los oportunistas, los perezosos ni los cuenta cuentos de turno. He ahí, a tantos compañeros jóvenes y no tan jóvenes, seguramente honestos, que son las personas a los que nos debemos dirigir…

Es necesario unir estas fuerzas, no hacer los típicos carteles electorales, sino partir de la base, de la práctica, del ejemplo, del contagio de experiencias positivas. Estas elecciones nos han enseñado que cuando la izquierda se presenta como clase social política, como parásitos, como personas que nunca han llevado a cabo una lucha o han dado su mano al pueblo, como gente dispuesta al compromiso, pierde miserablemente. ¡Pero cuando se presenta como una alternativa real al liberalismo y a sus partidos, con la credibilidad de quien hace cosas, de quien sabe escuchar, ya sea un ayuntamiento o un centro social, funciona!

Este es el espíritu que está presente en muchos de nuestros compañeros. Y si en Italia-como resulta obvio-no se habla de esto que ha ocurrido, si nos censuran, es porque temen que este virus se difunda. Es decir, ¡si Italia no habla de Nápoles, seremos nosotros los que trasladaremos Nápoles al resto de Italia! Tal y como emigramos para dar nuestra mano a quien lo necesitaba, deberemos hacerlo para darles nuestros corazones, nuestro entusiasmo y nuestra pequeña experiencia. Deberemos hacer una especie de Expedición de Mil pero al contrario. No para colonizar o dominar a otros, tal y como hace Renzi cuando viene aquí, sino para decidir juntos, para aliarnos todos los explotados de Italia entre nosotros…

Su sistema se cae a pedazos, Renzi es una burbuja especulativa y a la primera dificultad seria puede explotar. La lucha por el Referéndum de Octubre puede ser la primera batalla nacional con la que hacerle caer. Nosotros trabajaremos de todas las formas posibles para que venza el NO. Porque si el NO gana, significará un freno a la arrogancia de Renzi, un ataque a las clases dominantes, a las reformas que nos están destruyendo y al blindaje de la democracia.

Pero atención: Si vence el NO, el gobierno podría caer y en ese momento empezaría una ola democrática. Y si el pueblo se moviliza, no nos podemos quedar mirando el juego entre Renzi, Salvini y Grillo, una campaña electoral en la que ninguno hablará de distribución de la riqueza, de libertad sindical, de invertir en el sector público para crear trabajo, de un plan para el sur de Italia, de acoger refugiados, de terminar con las guerras y el gasto militar… ¡En ese momento debemos bajar a las plazas, hacer sentir nuestras voces, con todos los medios que sean precisos!

Para terminar, os pedimos reflexionar sobre un asunto muy importante.

Vivimos en una época demencial. Es una situación muy confusa y complicada. Lo que se daba por cierto, ya no lo es. Hemos visto lo que ocurrió el año pasado en Grecia. Lo que sucedió ayer en el referéndum por el Brexit. Lo que cada día ocurre en los campos de concentración a las puertas de Europa, millones de personas que se están moviendo y que están muriendo en nuestras fronteras…

Un día esta época se estudiará en los libros de Historia como la época en la que se libró una enorme batalla entre la civilización y la barbarie. Estamos, de hecho, en una situación extrema: por un lado, el capitalismo feroz, que está dispuesto a todo, el ascenso de la extrema derecha, la guerra entre los pobres. Por el otro, pensamos en las elecciones españolas de mañana, en las plazas francesas, y también en nosotros aquí en Nápoles, en los pueblos que se despiertan y piden más derechos, más democracia, un cambio en el sistema.

¿Nosotros en qué lado nos ponemos?, ¿qué queremos hacer con nuestras vidas?, ¿cómo nos las imaginábamos hace veinte años? Cada uno de nosotros se lo debe preguntar, no nos podemos quedar mirando, no se puede malvivir. La batalla ha comenzado y será difícil: para conquistar al pueblo y para resistir a la vez los ataques de nuestros enemigos, necesitaremos mucha humildad, mucha inteligencia, mucha paciencia. Mucha determinación. Precisaremos también de mucha unidad, de la capacidad de encontrar puntos en común y de afrontar juntos las dificultades que nos encontremos.

¡No será fácil, pero estamos locos y estamos convencidos de poder conseguirlo!

 



Per raccontare l'esistente e immaginare il futuro

IL BLOG DEI PAZZI

Calendario

December 2020
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Potere al Popolo!

Sito di"Potere al Popolo!"

#indietrononsitorna

SIAMO TORNATI! Il 7 ottobre 2020 abbiamo inaugurato la seconda stagione di Radio Quarantena. Ritorniamo con una nuova redazione, quasi 20 collaboratori e 5 rubriche settimanali.

RADIO QUARANTENA

VOCI E TESTIMONIANZE DAL CARCERE

#iorestodentro

Come si finanzia una struttura grande e piena di attività come l’Ex OPG?

Supporta l'ex opg

Abbiamo messo per iscritto le idee che stanno alla base del nostro progetto, e tutti i modi in cui si può dare una mano.

Come partecipare

Ecco la nostra dichiarazione di intenti, il nostro programma

Cosa crediamo, cosa vogliamo

Opuscolo su contraccezione e interruzione volontaria di gravidanza

Contraccezione e IVG

Obiettivo prevenzione garantita, giusta e gratuita

Prevenzione

Manuale di autodifesa: 50 sfumature di lavoro nero... e come combatterle

Lavoro nero

UN ECOGRAFO PER TUTTE E TUTTI!

CROWDFUNDING AMBULATORIO POPOLARE

CookiesAccept

NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it. Learn more

I understand